biografía de Sarada Devi

220px-Holy_mother_sarada.jpg

Conocida cariñosamente como la "Santa Madre" Sri Sarada Devi la consorte espiritual de Sri Ramakrishna, nació el 22 de Diciembrede 1853 en una pobre familia Brahmán en Jayrambati, un pueblo colindante a Kamarpukur en Bengala Occidental. Su padre, Ramachandra Mukhopadhyay era muy piadoso y su madre Shyama Sundari Devi cariñosa y trabajadora.

Ya de niña Sarada se dedicó a Dios y pasó la mayor parte de su tiempo ayudando a su madre en las tareas domésticas y el cuidado de niños pequeños, también se encargaba del ganado, el transporte de la comida a su padre y otros trabajos propios del campo. No tenía educación formal pero logró aprender el alfabeto bengalí. Cuando tenía aproximadamente seis años se casó con Sri Ramakrishna según la costumbre en la India de aquel tiempo. Sin embargo después del acontecimiento siguió viviendo con sus padres, mientras Sri Ramakrishna se consagró a Dios intensamente en Dakshineshwar.

A la edad de dieciocho años recorrió todo el camino hasta Dakshineshwar a ver a su marido. Sri Ramakrishna que se había sumergido en la práctica intensa de varias disciplinas espirituales durante más de doce años, había alcanzado el estado más alto de realización en el cual vió a Dios en todos los seres. Recibió a Sarada Devi con gran afecto y permitió que ella se quedara con él. Él le enseñó cómo llevar una vida espiritual al mismo tiempo que se encargaba de sus tareas domésticas. Llevaron vidas absolutamente puras y Sarada Devi sirvió a Sri Ramakrishna como su esposa y devota seguidora de sus enseñanzas siguiendo fielmente el sendero espiritual.

Sri Ramakrishna consideró Sarada Devi como una manifestación especial de la Madre Divina del Universo. En 1872 durante la noche del "Phala Harini Kali Puja" y durante un ritual se despertó la Maternidad Universal latente en ella. Cuando los discípulos comenzaron a reunirse en torno a Sri Ramakrishna, Sarada Devi los consideraba como sus propios hijos. La habitación en Dakshineshwar era muy pequeña y apenas tenía comodidades, durante días no tenía la oportunidad de reunirse con Sri Ramakrishna. Pero todas las dificultades las soportaba en silencio y vivía en la alegría y la paz al servicio del creciente número de devotos que venían a ver Sri Ramakrishna.

Después del fallecimiento de Sri Ramakrishna en 1886 Sarada Devi pasó algunos meses de peregrinación y luego se fué a Kamarpukur donde vivió entre grandes privaciones. Cuando conocieron esto los discípulos de Sri Ramakrishna la llevaron a Calcuta. Esto marcó un punto decisivo en su vida. Comenzó a aceptar buscadores espirituales como sus discípulos y se convirtió en un portal abierto a la inmortalidad para cientos de personas. Su gran corazón de "Madre Universal" dotado de un amor ilimitado y una compasión exquisita abrazó a todas las personas que se le acercaban sin hacer ninguna distinción, incluso a los que habían vivido vidas superficiales y desenfrenadas.

Cuando las mujeres occidentales seguidoras de Swami Vivekananda llegaron a Calcuta la Santa madre las aceptó con los brazos abiertos como si fueran sus hijas haciendo caso omiso de las restricciones de la sociedad ortodoxa de aquellos días. Aunque ella había crecido en una sociedad conservadora rural sin acceso a una educación moderna tenía ideas progresistas y apoyó incondicionalmente a Swami Vivekananda en sus planes para la renovación de la India y la emancipación de las mujeres. Estaba estrechamente comprometida con la escuela para niñas iniciada por la Hermana Nivedita.

Pasó su vida entre Calcuta y su pueblo natal Jayrambati. Durante los primeros años de su estancia en Calcuta sus necesidades eran atendidas por Swami Yogananda un discípulo de Sri Ramakrishna. En los últimos años sus necesidades fueron atendidas por otro discípulo de Sri Ramakrishna... Swami Saradananda que construyó una casa para ella en Calcuta.

Aunque era muy venerada por su condición espiritual y literalmente considerada como la Madre Divina ella continuó llevando una vida sencilla, lavar la ropa, barrer el suelo, llevar el agua del estanque, cocinar y servir la comida. En Jayrambati vivía con sus hermanos y sus familias. Éstos le dieron un sinfín de problemas...pero establecida como estaba en la Conciencia Unitaria y en la Maternidad Divina siempre permanecía tranquila y serena, regando con amor y bendiciones a todos los que entraban en contacto con ella. La Hermana Nivedita dijo; "Su vida fue una gran quietud y calma con la oración".

En la historia de la humanidad nunca ha habido otra mujer que se viera a sí misma como la Madre de todos los seres, dedicando toda su vida en servir a sus hijos sometiéndose a la abnegación y sacrificios infinitos. Sobre su papel en la misión de Sri Ramakrishna en la tierra, declaró: "Hijo mío, el Maestro tenía una actitud maternal -Matri-Bhava- hacia todos y cada uno. Me ha dejado este legado para manifestar esa "Maternidad Divina" en el Mundo.”

A causa de su pureza Inmaculada, extraordinaria paciencia, servicio desinteresado, amor incondicional, sabiduría e iluminación espiritual Swami Vivekananda había considerado a Sri Sarada Devi como el ideal para las mujeres en la edad moderna. Él creyó que con el advenimiento de la Santa madre había comenzado el despertar espiritual de las mujeres en los tiempos modernos.

Bajo la tensión constante del trabajo físico y abnegación...más los repetidos ataques de malaria su salud se deterioró en los últimos años de su vida y dejó el mundo el 21 de julio de 1920.

Sidebar