giraffes-382399_1920.jpg

La jirafa es el animal terrestre vivo de mayor altura y el rumiante más grande, mismo que habita en el continente africano. El género consiste en once especies; siete de estas especies ya se encuentran extintas, mientras que cuatro todavía existen.

Las principales características de la jirafa son su cuello y piernas extremadamente largos, y dos cuernos de tamaño pequeño (en relación con otras especies), y sus patrones de pelaje distintivos (manchas marrones sobre un pelaje de color amarillo o café aún más claro).

giraffe-657773_1280.jpg

Se clasifica en la familia Giraffidae, junto con su pariente más cercano, el okapi (que también habita en diversas regiones de África; siendo la principal, la sabana). Cada una de las cuatro especies se distingue por sus patrones de capa y genética. Su extensión dispersa se extiende de Chad en el norte a Sudáfrica en el sur, y de Níger en el oeste a Somalia en el este; es decir, ocupa diversas regiones de importancia de África. Las jirafas habitan comúnmente en las sabanas y los bosques. Su fuente de alimento principal se encuentra compuesta por hojas, aunque también se alimentan de frutas y flores de plantas leñosas, principalmente especies de acacia, cortándolas en alturas que la mayoría de los otros herbívoros no pueden alcanzar (lo que supuso una ventaja importante en su proceso evolutivo y en el de la selección natural).

giraffe-901009_1920.jpg

Las jirafas pueden ser depredadas por leones, leopardos, hienas manchadas y perros salvajes africanos; aunque es muy poco probable que una jirafa adulta sea atacada, ya que representa un peligro para estos depredadores; siendo las jirafas más jóvenes las depredadas por las especies antes mencionadas. Viven en manadas de hembras relacionadas y sus descendientes, o rebaños de solteros de machos adultos no vinculados; sin embargo, estos últimos son gregarios y pueden reunirse en grandes grupos. Los varones establecen jerarquías sociales a través del "estrechamiento", que son peleas de combate donde el cuello se usa como un arma; muchos de los machos que participan en este tipo de rituales suelen resultar heridos de gravedad en la zona de las vértebras del cuello. Los machos dominantes y vencedores de estos enfrentamientos ganan el acceso de apareamiento a las hembras, que llevan la responsabilidad única de criar a los jóvenes.

La jirafa ha intrigado a diversas culturas con el paso del tiempo, tanto antiguas como modernas, por su peculiar apariencia, y ha sido frecuentemente presentada en pinturas, libros y dibujos animados; incluso en pinturas rupestres localizadas en diversas cuevas de África. Es clasificado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como una especie vulnerable a la extinción, lo que significa que, si se siguen con la caza de esta especie y poco respeto a su hábitat, en el lapso de algunas décadas será considerada como especie en extinción. Las jirafas todavía se encuentran en numerosos parques nacionales y reservas de caza, pero las estimaciones a partir de 2016 indican que hay aproximadamente 97.500 miembros de esta especie en estado salvaje, con alrededor de 1.144 en cautiverio.

Sidebar