La infertilidad femenina es un problema común que consiste en que la mujer no logre embarazarse. Se dice que hasta una tercera parte de los casos en los que no se logra la concepción, es por causa de la infertilidad femenina.

Se considera que la infertilidad femenina es tal, cuando tras un año de tratar de conseguir un embarazo, una mujer no lo logra. También se conoce como infertilidad femenina, cuando una mujer, tras embarazarse, tiene diversos abortos espontáneos o naturales.

Sin embargo, es importante señalar que la infertilidad femenina no es una enfermedad, sino una condición que podría hablar de alguna o varias enfermedades, así como de malformaciones o condiciones que afectan al propósito de la concepción.

Para detectar la infertilidad femenina existe una serie de pruebas que sirven para saber si los ovarios, los encargados de producir óvulos, y todas las partes que conforman el aparato reproductor femenino, trabajan de manera adecuada.

Factores de riesgo

En la infertilidad femenina, influyen también diversos factores de riesgo. Algunos factores de riesgo que pueden provocar infertilidad femenina son:

  • La edad, ya que a partir de los 30 años, es cada vez más difícil conseguir un embarazo, y esta probabilidad disminuye cada año.

  • Haber sufrido abortos espontáneos con anterioridad

  • Tener periodos menstruales irregulares, que podrían indicar que no se producen óvulos

  • Haber padecido alguna infección en el área de la pelvis

  • La obesidad, la bulimia y la anorexia

  • El consumo de tabaco, alcohol y drogas

Existen diversos tratamientos para la infertilidad femenina, los cuales incluyen la cirugía y el uso de medicamentos, dependiendo de cada mujer, y de la razón para que la mujer presente infertilidad femenina.

Muchos de estos tratamientos son efectivos para contrarrestar la causa de la infertilidad femenina y lograr que la mujer se embarace exitosamente.

Infertilidad femenina, Mitos y Realidades

MITO: La infertilidad femenina es una enfermedad.

REALIDAD: La infertilidad femenina es una condición que puede ser causada por una o varias enfermedades, infecciones y por malformaciones en el aparato reproductor femenino, entre otras cosas.

MITO: Todos los casos donde no se logra un embarazo, son por infertilidad femenina.

REALIDAD: Solamente la tercera parte de los casos de parejas que lo logran un embarazo son a causa de la infertilidad femenina.

MITO: La infertilidad femenina es irremediable

REALIDAD: Existen muchos tratamientos que pueden ayudar a corregir lo que la causa, y lograr así un embarazo.

MITO: Los tratamientos para la infertilidad son siempre efectivos

REALIDAD: Aunque en la mayoría de los casos en que exista infertilidad femenina, los tratamientos logran un embarazo exitoso, un porcentaje de los casos no corre con el mismo éxito.

MITO: El peso está relacionado con la infertilidad femenina

REALIDAD: Aunque no es lo único que la determina, el exceso de peso (la obesidad) y la falta de éste (la anorexia) pueden ser factores de riesgo para el problema. También la bulimia puede afectar.

MITO: Fumar sólo afecta cuando estás embarazada, pero no causa infertilidad femenina.

REALIDAD: Fumar también es un factor de riesgo para la infertilidad femenina , lo mismo que el uso de alcohol y drogas.

MITO: La infertilidad femenina sólo se corrige con cirugía.

REALIDAD: Existen también varias opciones con medicamentos para tratarla, además de la cirugía.

Sidebar