insects-696180_1280.jpg

Definición de Himenópteros

Se denomina himenópteros a todos los insectos que pertenecen al orden Hymenoptera (donde se clasifica a cerca de 200,000 especies); entre los que destacan avispas, abejas, hormigas, etc. Es un Orden bastante grande, en el que se engloba a una larga lista de especies. Una de sus principales características es que las alas presentes en la mayoría de las especies tienen membranas y presentan una escasa cantidad de venas (contrario a lo que sucede en otras especies de insectos).

Este orden tiene su origen en el periodo Triásico, siendo los fósiles más antiguos conocidos los pertenecientes a la familia “Xyelidae”.

Un importante porcentaje de las especies clasificadas en el orden Hymenoptera son solitarias; aunque destacan, en particular, las especies de abejas y hormigas, conocidas por su intrincada estructura y actividad social.

Tradicionalmente se divide a los himenópteros en dos subórdenes:

-Apocrita: que poseen cintura.

-Symphita: que carecen de ella.

Morfología de los himenópteros:

Tórax:

En la mayoría de los himenópteros la zona del prescutum se encuentra alargado hacia atrás, en dirección al scutellum; en menos especies, el scutellum se halla dividiendo el scutum. Esta zona es en la que se encuentran la mayor cantidad de órganos.

Partes bucales:

Todas las especies del orden Hymenoptera cuentan con mandíbulas o succionadores (en caso de que se alimenten predominantemente de líquidos).

Patas:

Las patas se desprenden de la parte inferior del tórax. Algunas especies cuentan con un órgano especial que tiene la función de facilitar la limpieza de las antenas, colocadas en la parte superior de la cabeza.

Alas:

Como mencionamos anteriormente, los himenópteros presentan alas membranosas. Las alas localizadas en la parte posterior del tórax suelen ser de menor tamaño que las ubicadas en la parte anterior, y presentan una menor venación.

Hábitos:

Los hábitos de los himenópteros dependerán estrechamente de la especie a la que nos refiramos. Algunas especies presentan hábitos propios de organizaciones sociales altamente desarrolladas, como lo son las hormigas y las abejas; sin embargo, casi todas las especies de este orden presentan un comportamiento más bien solitario.

En cuanto a la alimentación, algunos himenópteros, como las abejas, se alimentan de néctar y/o polen extraído de flores; algunas avispas actúan como parásitos; y las hormigas, por su parte, pueden ser carnívoras, omnívoras o herbívoras, dependiendo de la especie.

Los himenópteros y su influencia económica:

Algunas especies de himenópteros cuentan con importancia económica para la vida del ser humano. Por ejemplo, de ciertas especies de abejas se obtienen productos como la jalea real, la miel y los propóleos. Además, la trascendencia en el cultivo de diversas especies, relacionada con la acción polinizadora de las abejas y otros insectos, es bien conocida desde hace milenios; gracias a esta acción, una gran cantidad de cultivos de importancia esencial en el consumo humano, pueden verse multiplicados.

Otras especies de himenópteros pueden suponer un peligro o déficit económico; entre ellos algunas especies de hormigas y cálcidos, que pueden acabar con ciertos cultivos, o propagar plagas que pongan en peligro la salud de diferentes especies de flora.

Sidebar