Definición de Fruto

fruit-222042_1920.jpg

El fruto es el órgano que tiene su origen en la flor; o bien, de alguna de sus partes. Es el encargado de portar las semillas hasta que estas se encuentren maduras. Así mismo, los frutos contribuyen a su diseminación.

El éxito evolutivo propio de la familia de las angiospermas se debe, principalmente, a la adaptación que supuso el fruto. De igual manera como las flores suelen atraer insectos hacia ellas para que se inicie la polinización; los frutos constituyen el alimento de una gran cantidad de animales, de diversas familias y especies, con lo que se facilita el esparcimiento de las semillas.

Así, cuando un animal se alimenta con un fruto, un buen número de las semillas contenidas en este pasan por el tracto digestivo del animal en cuestión (sin que por ello sufran daños graves); y cuando el animal defeca, las semillas son esparcidas para su próxima germinación. Este es el caso de la mayoría de los frutos, ya que una parte de ellos no precisan de ser comestibles para que sus semillas se dispersen.

Un ejemplo de estos últimos son los denominados “abrojos”; cuyo principal método de esparcimiento es aferrándose al pelo de ciertos animales.

Formación de los frutos

Mientras el ovario es súpero, sólo es él quien se inmiscuye en la formación de los frutos. No obstante, si el ovario es ínfero, es común que otras estructuras participen en la generación de estos.

Una vez que se encuentra fecundada una flor, en la parte central del ovario, un óvulo comienza su transformación a semilla; así mismo, los carpelos también comienzan a modificar su estructura, con el fin de crear un fruto. Una vez maduro, el resultado se conoce como pericarpio; o bien, el fruto propiamente dicho.

Estructura de un fruto

El pericarpio se divide en tres capas: el exocarpo, el mesocarpo y el endocarpo. El exocarpo es la parte más externa, (la cáscara) puede presentar una apariencia lisa o rugosa, dependiendo de la especie que se trate; el mesocarpo es la parte interior que sigue al exocarpo y generalmente presenta carnosidad; finalmente, el endocarpo es la parte más profunda del fruto, que cubre a las semillas y su principal función es protegerlas de cualquier daño. En ciertos casos, el endocarpo puedes ser extremadamente duro (o carnoso, como en el caso de las bayas y las uvas).

Estrategias de dispersión de los frutos

apple-1666113_1920.jpg

Por medio del viento: En este caso, los frutos tienen que ser sumamente ligeros, y contar con ciertas estructuras como pelos o alas que les faciliten transportarse con las corrientes de viento.

Aprovechamiento de especies animales:

Es la estrategia más común que podemos encontrar en todos los ecosistemas. Los animales pueden dispersar los frutos con su pelaje o por medio de la alimentación. Para esta última estrategia, los frutos suelen contar con colores y olores más llamativos.

Frutos autocoros:

Estos frutos cuentan con mecanismos que les permiten abrirse y expulsar las semillas (suelen estar rodeados de vainas); tal es el caso de la mayoría de las legumbres.

Sidebar