Definición y significado de Cometa

Comet-Hale-Bopp-29-03-1997_hires_adj.jpg

Los cometas son cuerpos celestes que están formados por pequeñas cantidades de polvo y rocas en estado sólido. Estos también son conocidos como; bolas de nieve sucia, debido a su constitución. Los cometas orbitan alrededor del Sol siguiendo diferentes trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas.

Los cometas, junto con los asteroides, planetas y satélites, forman parte del sistema solar. A pesar de que sigan las leyes de la gravitación, las orbitas de estos cuerpos celestes cruzan las orbitas de los planetas en todas direcciones. Existen cometas periódicos que tienden a volver con frecuencia al perihelio; otros con órbitas tan grandes y alargadas que pasan una vez cada millón de años alrededor del Sol, y otros que orbitan también en los confines del sistema solar, a una velocidad de algunos pocos centímetros por segundo y que no se alejan de estas regiones. Estos pueden tardar de 10 incluso hasta 50 millones de años en completar una órbita alrededor del Sol.

Los cometas están formados por una mezcla de hielo, dióxido de carbono y algunos otros gases. Debido a su pequeño tamaño y órbita muy alargada, solo es posible ver los cometas cuando están cerca del Sol y por un corto periodo de tiempo.

Al aproximarse al Sol, los cometas periódicos sufren ciertos cambios y modificaciones. En primer lugar, la radiación solar comienza a vaporizar los hielos. Estos materiales son liberados por la presión del viento solar, lo que forma la característica cabellera de gas y polvo que siempre apunta en dirección contraria a la del sol. Los cometas con periodos más breves son los que se extinguen antes. Duran algunos millares de años y, en su lugar, aparecen nuevos cometas provenientes de los confines del sistema solar, de donde son arrancados por las perturbaciones cósmicas, Cuando los cometas alcanzan las proximidades de algún planeta grande, el campo de gravitación de estos modifica sus orbitas, haciéndolas menos alargadas, y transformándolas así en cometas periódicos. No obstante a veces puede suceder también lo contrario. Si el cometa encuentra al planeta tangencialmente, este es lanzado como una honda fuera de los sistemas solar, en una órbita hiperbólica.

Los astrónomos comenzaron a estudiar a los cometas con más detalle después de la invención del telescopio, descubriendo que la mayoría tienen apariciones periódicas. Edmund Halley fue el primero en darse cuenta de esto y pronosticó en 1705 la aparición del cometa Halley en 1758, para el cual calculó que tenía un periodo de 76 años, aunque murió antes de comprobar su predicción. Los cometa también han sido estudiados desde la proximidad gracias al uso de sondas espaciales, así como el caso del cometa Halley el cual fue estudiado por diversa series de sondas, entre las que destaco la sonda Giotto, de la Agencia Europea del Espacio (ESA).La cual se acercó en marzo de 1986 a menos de 1000 km del núcleo del cometa, obteniendo datos muy valiosos acerca de la composición de estos cuerpos celestes.

Los cometas siempre han suscitado temor, invocando en su nombre presagios y supersticiones, ya que su repentina aparición desafiaba la noción de un universo inalterable, de un cielo perpetuo dibujado por la divinidad, por fuerzas superiores a su entendimiento. Tolomeo pensó que los cometas traían guerras y desastres a todo su mundo.

Sidebar