house-1429409_1280.png

Definición de casa

El término casa provienen del latín casa y se refiere a un tipo de edificación bien definido cuya función principal es la de un espacio habitable (generalmente por una familia). Una casa puede encontrarse dividida en una o más plantas, y disponer de elementos como ático, azotea, sótano, patio y jardín, aunque estos elementos no son fundamentales en ella.

La casa constituye ese sitio en el que históricamente se han llevado a cabo las diversas actividades y relaciones de orden social propias de la familia, mismas que comprenden una larga lista de acciones desde el nacimiento hasta la muerte.

La edificación propia de una casa funciona también como refugio contra las inclemencias del clima y la naturaleza, así mismo, es el lugar en el que se suelen almacenar los enseres necesarios para la vida de sus habitantes.

Históricamente, la evolución de la casa ha transcurrido análoga al desarrollo de la ciudad. La estructura e imagen de una casa no son homogéneas, sino que el término puede ser empleado para designar una mansión, lo mismo que para una choza o un pequeño habitáculo.

Historia de la casa

Las primeras casas fueron construidas a manera de chozas, se cree que su función principal consistía en la de refugios, y se elaboraban con elementos como arbustos, ramas y lodo (aunque con el paso del tiempo se fueron anexando otros materiales). Algunos de los vestigios de casas antiguas datan de hace más de 300,000 años, y se encuentran en diferentes regiones del mundo. Algunas casas se fabricaban también con elementos como pieles de animales y huesos de grandes mamíferos (que, en ocasiones, podían soportar mejor las inclemencias del tiempo y proteger a sus habitantes), ejemplos de estas viviendas se ubican en diversas regiones de Oriente Medio, África y Europa con una edad aproximada de 10,000 años.

Otro de los primeros materiales empleados en la construcción entera de una casa es la madera, utilizada por cazadores nómadas y, más tarde, por grupos de agricultores. Los primeros vestigios de fabricación de casas con este material como base, datan de hace cerca de 12,000 años.

Distribución tradicional de una casa

La estructura o distribución de una casa varía, esencialmente, en relación a sus diversas funciones; no obstante, podemos decir que la mayoría de las viviendas se compone principalmente de:

-Cuarto de estar, dormitorios (donde descansan los habitantes), al menos un cuarto de baño y una cocina (lugar en el que se preparan los alimentos y se suelen guardar los enseres).

-También se suele contar con escaleras (si es de más de un piso), pasillos, garaje, comedor y de algunas salas complementarias como: estudio, sala de juegos, biblioteca.

-Algunas zonas auxiliares del trabajo en la casa las constituyen: el lavadero, zona para tender la ropa, taller, etc.

-Así mismo, como mencionamos anteriormente, una casa puede contar con un espacio sin construir que se traduce en un patio o jardín, en la mayoría de los casos; aunque perfectamente existen diversos ejemplos de casas que prescinden de este tipo de espacios.

Sidebar