fire-227291_1920.jpg

Definición de Fuego

La palabra “fuego”, en español, proviene del término latín “focus”, del mismo significado. Se puede definir el fuego como tanto el calor y la luz producida por algún proceso de combustión. El calor proviene de una reacción química de oxidación e implica la producción de llama y la emanación de vapor de agua y dióxido de carbono. En otras palabras, se puede decir que el fuego es la manifestación visual del proceso de combustión.

En relación con el fuego, se denomina como “punto de contacto” a la temperatura a la que se quema un material. La cantidad de energía producida por un combustible puede ser expresada por su valor calorífico.

El color y la temperatura de la llama de cualquier manifestación de combustión dependerá del tipo de gases exhalados durante dicho proceso. Por ejemplo, si encendemos trozos de madera, el color que estos desprenderán será semejante al naranja y al rojo. Los aceites, comúnmente, por su parte, tienden a producir llamas azuladas.

El fuego y el ser humano

El valor cultural que el fuego ha tenido sobre el desarrollo del hombre a través de la historia es, prácticamente, incalculable. Los antropólogos creen que los seres humanos se dieron cuenta de su superioridad sobre los otros animales, principalmente, debido a su capacidad para comenzar y controlar el fuego. Cuando el hombre descubrió la forma de iniciar el fuego, comenzó a utilizarlo para producir calor y defenderse a sí mismo, ya que los animales huyen instintivamente de las llamas.

En la antigüedad, el único método no natural por medio del cual el ser humano podía obtener fuego era mediante el método de fricción. Hoy en día, uno puede iniciar una llama a través de ciertos utensilios de uso extendido, como los fósforos y los encendedores.

El fuego ha sido conocido desde tiempos prehistóricos y desde entonces ha traído innumerables beneficios para el ser humano; gracias al fuego éste ha podido calentarse y le ha servido para preparar sus alimentos mediante el método de cocción. El dominio del fuego por el Homo Erectus fue crucial para la emancipación que el ser humano tuvo de la naturaleza y del comportamiento de otros animales. El fuego fue, sin duda, un factor humanizante en la vida del hombre primitivo y facilitó en los grupos humanos ciertos procesos de socialización.

Así mismo, el fuego ha permitido al ser humano, trabajar con mayor precisión los objetos que éste ha desarrollado a través de la historia; pasando desde las aleaciones que dieron nacimiento a metales como el bronce y el acero, hasta la fabricación de los instrumentos tecnológicos más avanzados.

Peligros del fuego

forest-fire-432870_1920.jpg
Aunque el fuego ha sido un gran aliado en la evolución del ser humano, también supone un elemento de riesgo, puesto que dependiendo de los materiales usados en la combustión, puede desatarse fácilmente un incendio. Generalmente, el control de un incendio precisa de personal y equipo especializado; por lo que resulta de suma importancia aprender a manejar el fuego y ser precavidos al utilizar elementos que enciendan una llama o que puedan resultar combustibles.

Sidebar